Tratamientos para el hormigón

Debido al paso del tiempo, y el contacto con atmósferas húmedas y agresivas, el hormigón armado sufre un deterioro que, de no tratarse adecuadamente, puede convertirse en un defecto irreparable, y lo que es peor, sus propiedades de resistencia puede verse gravemente afectadas.

Este deterioro del hormigón puede ser originado, además, por la influencia de ambiente ácido o por la influencia de ambiente elevado de sulfatos y cloruros.

Tratamientos para el hormigón
Tratamientos para el hormigón

La primera causa, el ataque ácido, es lo que produce la carbonatación que es el proceso por el cual el hormigón de recubrimiento pierde la alcalinidad que mantiene protegida la armadura. Se produce avanzando desde el exterior. Las posibilidades de difusión de la carbonatación están en relación al tiempo y a la profundidad. El espesor del recubrimiento incide en la acción de estas variables.

Por lo tanto, un hormigón puede presentar varios niveles de penetración de la carbonatación que estaría relacionado con la calidad del hormigón en cuestión.
El mecanismo de reacción es relativamente complejo e intervienen en él la cantidad de sodio y potasio presentes en el cemento.

La segunda causa, el ataque de sulfatos y cloruros, es lo que produce la desagregación, que consiste en la degradación del cemento que deja de funcionar como aglomerante y en consecuencia deja libres los áridos. El proceso es lento y empieza generalmente con un cambio de coloración, seguido de la formación de fisuras entrecruzadas que van aumentando progresivamente. A continuación, la superficie se va abarquillando, hasta que se desprende y se va desintegrando la masa del hormigón.

Proceso de recuperación del hormigón

El proceso de recuperación del hormigón, en rasgos generales, es el siguiente:
  1. Repicado de las partes sueltas y saneado
  2. Pasivación del óxido de las armaduras y puentes de unión
  3. Recuperación de masa con mortero de alta resistencia, exento de cloruros y sin retracción
  4. Protección final anticarbonatación

Refuerzo con fibra de carbono

Las nuevas tecnologías hacen posible el refuerzo de elementos estructurales con total garantía y un mínimo incremento de peso y de volumen, gracias a la utilización de fibras de carbono. 

Muy útil en instalaciones eléctricas debido a la dificultad y elevado coste de sustitución de elementos por sistemas tradicionales. 

Las estructuras reparadas que han sufrido previamente una importante pérdida de masa, debido al avance de la carbonatación y disgregación del hormigón, que además sus armaduras han estado expuestas, y por lo tanto, oxidadas y con pérdida de sección, requieren un refuerzo adicional para completar el tratamiento de recuperación con todas las garantías.

Si se trata de elementos estructurales sometidos a un esfuerzo de compresión, se debe utilizar un sistema de cintas de fibra de carbono de alta densidad solidarizadas al soporte con formulados de resinas especiales de elevadas prestaciones mecánicas. 

Este sistema ofrece unas especiales características de resistencia a la estructura sobre la que se aplica, tipo wrapping (vendaje), aumentando la resistencia, capacidad, ductilidad sin sobrecarga de la estructura, donde se requiera mejorar o restablecer la resistencia estática.

Las ventajas del este sistema

  • Características mecánicas y prestaciones muy altas.
  • Altas resistencias químicas y a la corrosión.
  • Aumento de la resistencia a la fatiga.
  • Seguridad y durabilidad del sistema.
  • Óptima aplicabilidad en ambiente húmedo. (Absorción del agua 0,1%).
  • Excelente humedecimiento del tejido mediante resina epoxídica.
  • Elevada resistencia al desgarro o rotura del sistema también en soportes no homogéneos
  • Peso del sistema muy limitado.
  • Espesor del refuerzo 1 - 2 mm.
  • Facilidad de adaptación del tejido a formas geométricas complejas.
  • Aplicación sencilla del sistema sin excesivo coste de preparación de obra.
  • Posibilidad de mantener la practicabilidad de la estructura durante las fases de intervención incómodas.

Características técnicas de los refuerzo fibrosos de carbono

  • Resistencia a la tracción: 3530 MPa
  • Módulo elástico a la tracción: 235.000 MPa
  • Alargamiento a la rotura:1,5%

Procedimiento de aplicación

Una vez realizada la reparación del hormigón, y anteriormente al tratamiento preventivo anticarbonatación, se procede a la colocación la de fibra de carbono, en una disposición variable según las necesidades, de acuerdo el siguiente procedimiento:

  • Aplicación de resina epoxídica bicomponente de puente de unión.
  • Aplicación de masilla epoxídica adhesiva, 1 mm. de espesor
  • Colocación de tejido o lámina de carbono sobre la masilla adhesiva.
  • Nueva aplicación de masilla epoxídica sobre el tejido o lámina de carbono.
  • Con esta última aplicación, el tejido quedará integrado en la estructura, incrementando así su resistencia.

Imágenes y videos

Tratamientos para el hormigónTratamientos para el hormigónTratamientos para el hormigónTratamientos para el hormigónTratamientos para el hormigónTratamientos para el hormigón